Diker Asha Kyran Viernes 20:30

14192157-de-oro-en-relieve-la-caligrafia-islamica-basmala

BismilLah IrRahman IrRahim AsSalamu alaykum wa RahmatulLah wa BarakatuHu AlhamdulilLah.

Este viernes 12 de Septiembre celebraremos el Diker (meditación sufí), y tomaremos algo juntos, in shaa AlLah, en

Centro de Yoga Asha Kyran

C/Av Córdoba, 21, 28026 Madrid Metro: Almendrales

Quedamos a partir de las 20:30 para empezar a las 21h, inshalLah.

El encuentro es completamente libre, abierto y gratuito (aunque se agradece donación voluntaria para pagar la sala y traer comida o té para compartir). ¡Todo el mundo es bienvenido!

YaSayedi Té y viandas serán bienvenidas. Que Mawlana Sheij Nazim (qas), Sheij Mehmet Adil (qas) y el Santo Profeta (sws) y AlLah (swt) estén complacidos con nuestro esfuerzo y nuestro trabajo, inshalLah, y nos den su apoyo y su barakah. AlLahuma sali ala Muhammadin wa ala aali Muhammadin wa sallim

Bendiciones, Paz y Amor.

Tariqatuna Sohbet wa JairfilYamia

Por favor, colabora compartiendo. Muchas gracias!

«»Tariqatunā s-sohba, wa l-khayru fi jam’iyya», el sohba es para decir cosas buenas, insha’Allah. Decía Sheij Efendi: «Yawmun jadīd, rizqun jadīd», cada nuevo día, Allah nos envía nuevas provisiones. Insha’Allah, el nuevo sohbat de hoy nos dará nutrición espiritual.

Cuando tienden a un fallecido en la tumba, con frecuencia hay allí personas que chillan, gritan y lloran a grandes voces, [pero] no está permitido gritar ni llorar a grandes voces, ¡es un tormento para el fallecido! Por supuesto, no hay objeción a dolerse en voz baja, llorando para sí. Hay una sabiduría en esta prohibición: las voces y gritos del doliente, y el arrancarse los cabellos por tal persona, demuestran su creencia de que él no va a morir, y de que no verá más al fallecido.

Sin embargo, el fallecido le habla en la lengua de los muertos, diciendo: «Estás muy alterado, ¡no estés tan triste, soy un viajero igual que tú! Mi billete se canceló un poco antes que el tuyo, me llamaron a mi destino un poco antes que a ti, pero tú me seguirás. No hay necesidad de estar tan alterado y consternado, pues todos vosotros os dirigís hacia ese destino». ¡Nadie se queda en este mundo para siempre! Echar tierra sobre el fallecido que está en su tumba, tiene una recompensa. En ese momento, podéis imaginar que también a vosotros os cubre esa tierra, ya que también iréis al Más Allá.

¡No temáis a la muerte! Si hacéis buenas obras, si actuáis como ordena Allah, la muerte no debe daros miedo. Quien falleció no será el único en morir, ¡nadie se queda! Donde vivís ahora, vivieron muchas, muchas personas antes, vivieron muchas personas en esos lugares. Ahí vivieron miles, millones de personas, pero no queda ni uno en el lugar que una vez ocupó. Cuando desconectan su poder y el Ángel de la Muerte va a él, ya no puede mover sus manos ni pies, termina su poder. Os levantan de donde estáis, os llevan a la otra vida y os colocan en una tumba. Ahí llega el turno de quien venga tras vosotros – ese vivirá un tiempo, pero también debe fallecer, ¡nadie puede vivir por siempre!

En la tariqa practicamos la tafakkur ul-mawt, meditación sobre la muerte. Debéis recordar la muerte al menos 7 veces al día – para no temer a la muerte, debéis pensar en vuestra muerte 7 veces al día. La muerte es una orden de Allah, y Allah lo hizo todo bueno, entonces también esto lo hizo bueno. Debéis aceptar esto y no temer a la muerte. Quizá uno diga: «Soy muy fuerte y poderoso», quizá digáis: «Soy un campeón, soy un jefe, alguien que hace temblar a la gente, o alguien muy querido…» – ¡todos deben irse!

Él no pudo llevarse más que el trozo de tela que le envuelve, no pudo llevarse nada más. En ese sudario quizá haya un héroe, un cobarde, o cualquier otro. Cuando le envuelven en su sudario, deja de saberse quién fue. Es importante que la gente le recuerde como una buena persona, pero más importante es el que Allah sepa que fuiste una buena persona.

El ayer resbaló de tu mano, ¡se fue! No puedes hacer nada respecto al ayer y el mañana aún no llegó, aún no apareció. Ni tan solo está claro si vivirás hasta mañana, así que aprovecha al máximo el día de hoy, el momento presente, ¡así debéis pensar todos los días!

La gente dice ahora: «Vivamos así en el futuro, hagamos esto, construyamos esa carretera y esa ciudad; será algo bueno dentro de 20 o 30 años». ¿Quién vivirá en 20 o 30 años? ¡No os lamentéis por eso! Dijo un poeta: «Tras nuestro tiempo florecerán rosas y flores, pero nosotros no estaremos allí. Los amigos conversarán en jardines floridos, y no estaremos allí. Lo que florezca, ¡florecerá!, y no será cosa nuestra». Tal poeta captó la idea. Suceda lo que suceda, debéis dar gracias por todo. Por la sabiduría de Allah, llegamos a los Últimos Tiempos, y cada día nos hace anhelar el que acaba de pasar, nos hace pensar en el día anterior. Por ello, contentaos e inclinad la cabeza aceptando el decreto de Allah.

Tal como dijimos antes, no debemos temer a la muerte, es una orden de Allah. Sólo si cumplís las órdenes de Allah dejaréis de tener miedo. ¿Quién tendrá miedo ante la muerte? Quienes opriman a la gente, quienes traicionen y engañen a la gente o hagan cosas malas… ¡esos deben tener miedo! Los del buen camino no deben temer, con permiso de Allah. «

Mawlana Sheij Mehmet Adil

Autor: Shihabuddin

Psicólogo y escritor. Practicante del sufismo en la tariqat naqshbandi.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.