Diker ARATI 20:30 Viernes Madrid

basmala

S. Nazim y S. Mehmet

BismilLah IrRahman IrRahim

AsSalamu alaykum wa RahmatulLah wa BarakatuHu

 

AlhamdulilLah.

 

Al estar en ayuno, haremos el diker ANTES del magrib (a las 21h) para romper ayuno juntos a las 21:50 o 22h. InshalLah

 

Este viernes 26 de Junio celebraremos el Diker (meditación sufí), y tomaremos algo juntos, in shaa AlLah, en

Centro de Yoga ARATI

C/Martín de Vargas, 26 – 28005 – Madrid Tel: 91 126 86 02– email: centroaratiyoga@gmail.com Metro: Embajadores AcaciasCercanías: Embajadores

Quedamos a partir de las 20:45 para empezar a las 21h, inshalLah.

El encuentro es completamente libre, abierto y gratuito (aunque se agradece donación voluntaria para pagar la sala y traer comida o té para compartir).

¡Todo el mundo es bienvenido!

Que Mawlana Sheij Nazim (qas), Sheij Mehmet Adil (qas) estén complacidos con nuestro esfuerzo y nuestro trabajo, inshalLah, y nos den su apoyo y su barakah.

AlLahuma sali ala Muhammadin wa ala aali Muhammadin wa sallim

Bendiciones, Paz y Amor.

Tariqatuna Sohbet wa JairfilYamia

Por favor, colabora compartiendo. Muchas gracias!

 

No Sabemos Nada

Sheij Muhammad Nazim Al-Haqqani An-Naqshbandi, sohbat del 26 de julio de 2010.

 
¡Allahu Akbar!
 
Allah Allah, Allah Allah, Allah Allah, Aziz Allah.
Allah Allah, Allah Allah, Allah Allah, Subhan Allah.
Allah Allah, Allah Allah, Allah Allah, Sultan Allah.
 
Anta Sultan, zidh habibaka izzan wa sharafa wa nuran wa surura, Sayyid al awwalin wa l-akhirin Sayyidina Muhammadin salallahu alaihi wa sallam. Zidhu, Ya Rabbí, izzan wa sharafa nuran wa surura ridwanan wa sultana kadhalik sa’ir al anbiya wa l-mursalin wa khudama’i shra’iahim wa mashsha’ikhi l-kiram fi t-turughiti l-aliyah alladhina hum yamudduna ibadak, Ya Rabbí, bi madadi malakut li yakunu yakunu ahlan li hudur hadrati l-haqq jalla wa ala.
 
Audhu Billahi min ash-shaytani r-rajim, Bismillahi r-Rahmani r-Rahim. Allahumma alhimna rushdana (Oh Allah, inspíranos guía/el buen camino) wa zidna ilma (y aumenta nuestro conocimiento).
 
Thumma salamu alaik, ya Qutbu l-Mutasarrif. Assalamu alaikum, ya mui’ineen (Oh quienes respaldáis) li izharu l-haqq (la prueba de la verdad) ala wajhi l-arḍ (en la faz de la tierra), fi mashariq al ard wa magharibiha (del este al oeste).
 
¡Madad, madad, madad! ¡No sabemos nada! Pedimos más y más conocimiento, para alzarnos al servicio de nuestro Señor. Assalamu alaikum nuestros asistentes, quienes ponen el mayor cuidado en seguir el verdadero conocimiento, ese que acerca a la gente a las estaciones celestiales.
 
Y es el verdadero objetivo de los profetas, de los mensajeros y de sus mensajes. ¿Para qué son? Oh ulemas salafi, ¿para qué envió Allah Todopoderoso los libros sagrados? ¿Para qué envió Él mensajeros a la gente, y para qué son los mensajes celestiales? ¿Decís, decís? ¿Cuál es su beneficio, y cuál su propósito? Debéis saber. Y si no sabéis, debéis intentar aprender.
 
Aprender… se debe a que no hay límites al aprendizaje, y ese conocimiento celestial os da un honor que nunca más se retira a los siervos. Ata’ullah, son dones del Señor de los Cielos. Él es Todopoderoso, Él da, y Él quiere que Sus siervos pidan más y más dones de Sus divinos tesoros. ¿Hmm? Decid con qué propósito envió Él a miles de santos celestiales para Sus siervos. ¿Cuál es su verdadero objetivo, o su objetivo celestial? ¿Cuál es? ¡Debéis dejarlo claro a la gente!
 
No basta con decir: «Somos salafiyun«. ¿Cuáles son vuestras alamati fariqa? «Alamah» son señales y «fariqa«, las que distinguen: ¿hay una verdadera… alguna verdadera señal de que sois salafiyun? Es decir, os pido pruebas de eso que afirmáis: «Somos salafiyun«. ¿Qué es… cuál es la posición real de eso?
 
O bien, ¿qué os diferencia de otras personas, ya que decís: «Somos salafiyun«? ¿Cuál es la alamati fariqa (distinción) que os confiere una nueva identidad, de modo que seáis conocidos como salafiyun? ¿Qué es? ¿Cómo afirmáis ser salafiyun? ¿Cuál es la fariq, distinción, entre vosotros y los demás? ¿Qué enseñáis, a dónde llamáis a la gente, o en base a qué decís ser ulemas salafi?
 
Traed pruebas: «Qul, hatoo burhanakum» (27:64). Traed pruebas, de modo que podamos oírlas. Entonces aprenderemos, y tendremos obligación de seguir vuestro camino. Sí, tenemos… somos talib-e ilmin -estudiantes-, por eso preguntamos a los eruditos. Y vosotros decís: «Somos eruditos en conocimientos islámicos».
 
¿Sí? Decid cuál es la diferencia entre vosotros y yo. ¿Hay algo que no aceptéis de mis palabras, de mis enseñanzas? Soy sólo un débil siervo, pero ellos me invisten… mukallif, me asignan como un siervo que debe dejar claro el objetivo principal de los mensajeros.
 
¿Cuál es el objetivo real de los ulemas, en cuanto a lo que se pide de la gente común? La gente común está en la oscuridad, y los alim, los ulemas… Si son ulemas de verdad traen luz, tienen luces. No luces de la tierra, sino que aparecen luces celestiales en sus rostros. Ellos pueden mostrar las sendas que sacan a la gente de la oscuridad, los salvan y elevan a las zonas o territorios con iluminación.
 
Sí. Dejadlo claro, no [os limitéis] a decir: «Somos salafiyun«. ¿Qué significa eso? ¿Cómo podemos ser, y cómo debemos ser? ¡Hablad! [Difundidlo] del este al oeste, pues tenéis muchos centros de emisión. Me pregunto por qué no decís a la gente: «Oh gente, el objetivo principal de que seamos salafiyun, es pediros kaytu kayt, esto y lo otro». ¡Decid! Si no podéis hablar cada día, hablad cada semana. Si no alcanzáis a decir algo a la gente cada semana, hablad cada mes, o cada año.
 
¿Para qué decís que sois salafiyun? ¿Qué punto os distingue, pues aseguráis ser salafiyun? ¿Pensáis que los salafiyun son algo especial, un grupo especial? ¿O que la gente -y todos los que no sean salafiyun– se verán expulsados? Hay 2 mil millones de musulmanes… ¿y cuál es vuestra opinión? ¿Con qué clase de conocimiento pretendéis acercaros a la gente, o por medio de qué conocimiento celestial corréis tras la gente, para que hagan lo que vosotros queréis?
 
El Señor de los Cielos envió el Santo Quran para siempre. Aún si este mundo continuara hasta la eternidad, el Santo Quran bastaría a todas las naciones, por toda la eternidad. No es necesario otro libro, el Santo Quran es suficiente -o más que suficiente- por los siglos, hasta el final, [hasta] la eternidad; es suficiente hasta la eternidad. No podréis imaginar normas más adecuadas si esta vida continúa hasta llegar a territorios ilimitados.
 
Sí, hablad: ¿qué queréis decir con «Somos salafiyun«? ¿Qué debemos hacer? ¡Dejadlo claro! «Al halalu bayyinu wal haramu bayyin» (lo halal está claro y lo haram está claro). Traéis nuevas cosas halal o nuevas cosas haram… ¿qué pretendéis? ¡Decidlo! Haced… En lugar de escribirlo en libros, dirigíos al mundo entero, a toda la nación del Sello de los Profetas.
 
Hacedlo así, llamad a la gente por medios en los que queráis decir… en los que pidáis y hagáis… lo que queréis decir. Si queréis decir algo, ¡decidlo! No os lo quedéis en la boca, ¡no!, dejadlo claro. ¿Por qué el Señor de los Cielos envió a Sus siervos especiales a la gente, a la gente común? ¿Qué objetivo tiene el Señor al enviar a profetas y escogidos? ¿Sí, decís? ¿Llamarán a la gente al dunya, o llamarán a la gente según dijo Allah Todopoderoso?
 
Astaidh Billah: «Wa Allahu yad’au ila daru s-salam» (10:25) (Y Allah invita a la Morada de la Paz). ¿Sí? ¿Es del Santo Quran, o es alguna otra cosa? La Llamada del Señor… debéis seguir la Llamada del Señor. La gente… ¿les decís a dónde llama el Señor de los Cielos? ¡Decidlo, no os preocupéis! ¡No os preocupéis, sed veraces!
 
Se nos ordenó eso: seguir a los veraces. Y una persona no puede ser veraz, si no sabe a dónde llama el Señor de los Cielos a Sus siervos. Wa Allahu, Subhanahu wa Ta’ala… Allah Todopoderoso llama a la gente, les invita diciendo: «Venid». ¿A dónde? «A la Dar us-Salam (Morada de la Paz), la Dar us-Salam«. ¿Transmitís esa invitación a la gente? ¿La hacéis llegar a la gente, o no?
 
Sólo sabéis decir: «Esto es bid’a y eso haram, esto es kufr y eso shirk«. Dejadlos, y ofreced conocimiento suficiente para satisfacer el corazón de los creyentes, [diciendo]: «El Señor de los Cielos os llama, os invita a la Dar us-salam«. ¿Dónde está la Dar us-salam? ¡Decidlo! ¿Está aquí o no? ¿Por qué no lo dejáis claro a la gente? La Dar us-Salam, ¿dónde está?
 
¿Por qué no lo decís a la gente? «Oh gente, vuestro Señor os llama a la Dar usSalam«. Y aclaradlo con un comentario de ese santo verso, ¡santo verso! Ello es importantísimo, es muy importante el que Allah Todopoderoso invite a Sus siervos… a Sus siervos, a un lugar que nadie conoce. Nadie lo conoce… algunos conocen eso que es tan fácil, [tan] basit, simple. ¿Por qué no decís cada día: «Oh gente, os recordamos que vuestro Señor os llama a la Dar usSalam«?
 
La Dar us-Salam es… es una creación tal… con tales territorios y tan majestuosos seres ante la Divina Presencia… ¿por qué no decís eso? Y siempre os fijáis en aspectos sin valor de este planeta. ¡No! Esa es la mayor, la mayor ignorancia por parte de los doctores o salafiyun: el no dejarlo claro a la gente.
 
Hablad y dirigíos a la gente: debéis crear unas aperturas tales, que la gente se asombre y corra hacia ello… ¡que lo dejen todo y corran! Ello es para alcanzar aquel objetivo que nadie conoce en verdad: la posición real de la Dar us-Salam. ¿Por qué no lo decís? Dejadlo claro. Y decís: «[Somos] salafiyun«… ¡los salafiyun -todos ellos- fueron quienes crearon una apertura hacia la Dar us-Salam!
 
El Señor de los Cielos os invita, Oh gente. Ma… ma ajhalah, ¡así de ignorantes sois! Pero la gente… la gente común no sabe que el Señor de los Cielos los invita a la Dar us-Salam. En la Dar us-Salam [hay] Dar ul-Jalal, Dar ul-Jamal, Dar ul-KamalDar, Dar… tras cada Dar llega [otra] más amplia, más bella, más atractiva.
 
Y vosotros veis a la gente corriendo tras la suciedad de esta vida, pero no decís: «Oh gente, no sois creados para este sucio dunya, para la sucia vida del dunya«. Vosotros fuisteis… se os envió a este planeta para aprender la verdadera razón por la que sois creados. El Señor de los Cielos os creó, y Él os llama para que vayáis a alcanzar… a alcanzar la Dar us-Salam.
 
Sólo sabemos su nombre, pues nadie puede conocer la posición real de la Dar us-Salam. Nadie conoce sus límites, nadie conoce los límites de la belleza de la Dar us-Salam. Nadie sabe de la Dar us-Salam, ni de su perfección sobre perfección. Nadie conoce sus luces, y nadie conoce el verdadero motivo para estar en la Dar us-Salam.
 
El objetivo principal no es [sólo estar en] la Dar us-Salam ante la Divina Presencia, ¡no! Él llama a la Dar us-Salam, y Él no lleva a la gente ahí para mirar lo que hay dentro. ¡No! El objetivo principal, lo que Allah Todopoderoso quiere conceder a Sus siervos… Él llama: «No vais [a] la Dar us-Salam sólo para ver la Dar us-Salam, sino que hay otro secreto». Es otro secreto, que -según nuestra capacidad- llega hasta setenta, son secretos tras secretos.
 
Y, según dicen algunos de la humanidad, sus grados alcanzan hasta 70 y suben, suben, suben. Además, nadie alcanza el nivel real en que estará el Sello de los Profetas – ese es el Maqamu Mahmud. Ellos llegarán, y mirarán hacia el Maqamu Mahmud. «Asa an yab’athaka rabbuka maqaman mahmuda» (17:79) (Se espera que tu Señor te alce al Maqaman Mahmud). ¿Dónde? En la Dar us-Salam, Dar us-Salam.
 
Oh gente, ¡no sabemos nada, somos muy ignorantes! Malgastamos nuestros muy valiosos… valiosos seres, los malgastamos con esfuerzos inútiles. Eso es una lástima, especialmente en los días actuales, en que estamos cerca de alcanzar el último día de este planeta. Y esto de lo que me hacen hablar… todo ello son océanos, océanos, océanos.
 
Quiera Allah perdonarnos y darnos comprensión, para observar e intentar saber más del Sello de los Profetas -paz sobre él-, así como de su misión. Cada uno puede entender la misión del Sello de los Profetas según su nivel. Quiera Allah perdonarnos.
 
Oh gente, dad sus derechos a todo, dad a vuestra alma sus derechos y no la desperdiciéis. Así, seréis de esas personas a quienes el Señor de los Cielos concede sentimientos que no se dieron a otros. Intentad ser uno de esos, para llegar a saborear lo que ellos ven y disfrutan en la Divina Presencia. Quiera Allah perdonarnos. Allah, Allah, Allah. Tauba Ya Rabbí, Astaghfirullah. Fatiha.
 
Enlace al vídeo:  

Autor: Shihabuddin

Psicólogo y escritor. Practicante del sufismo en la tariqat naqshbandi.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.