El anillo de poder

Hoy tengo la necesidad de sacar algo de dentro. Si es luz o basura, no lo tengo muy claro. El bien y el mal se mezclan todo el rato en mi interior.

He vuelto a ver El señor de los anillos después de unos cuantos años (en versión extendida, cuando Abraham se iba a la cama, una horita cada día, nos ha llevado un par de semanas) y me ha sorprendido aún más que la primera vez. He entrado quizá mejor en sus matices. La profundidad de cada personaje me abisma (tan reales), la idea que sostiene la obra es una antropología hondísima del ser humano.

El caso es que veía a Frodo con el anillo colgado al cuello y lo sentía en mi cuello tirando también de mí. Cada segundo de mi existencia. El deseo de poder es lo que metamorfosea de modo más claro nuestro Dios interior en demonio. Del corazón al ego, un puente. Nos pasamos la vida recorriéndolo, de un lado al otro para mal de nosotros y mal del mundo y del otro al uno para reencontrar el hogar, atisbar el amor, comprender la verdad. Voluntad de separación o anhelo de unidad. De eso se trata.

Y entonces el destino me pone delante de un sueño que me hace tomar conciencia de algo importante. Los personajes luminosos de El señor de los anillos son dignos porque saben cuál es su lugar, y lo ocupan. Los hobbits se ven sorprendidos por tener asignado un papel mucho más decisivo del que esperaban. Sólo Frodo puede llevar el anillo, eso lo saben todos; Sam es elevado por su lealtad y su amor; y Pippin y Meriadoc desarrollan al máximo sus dones y alcanzan como pocos el honor, participando incluso en la batalla. Conocen y reconocen sus límites y es eso lo que les hace héroes. Eso lo que encandila a mi corazón enfrentándose a su historia.

La necesidad de destruir el anillo NO implica que Aragorn tenga que volverse anarquista. Muy al contrario: el poder debe ser para el que haya vencido al anhelo de poder. Para el que ame más, en definitiva. Para el que esté más en contacto con su corazón. Para quien no se aferre al anillo.

Gracias a Dios he encontrado un maestro cuyo poder emana de esa grandeza. Y gracias a Dios voy comprendiendo en qué medida estoy lejos de ocupar mi lugar y cómo trabajar para acercarme a él. Siento que muchas veces cedo para evitar conflictos. Siento que cuando eso ocurre yo también me vuelvo esclava del anillo. Es apasionante la lucha diaria por no aferrarse a él. Y muchos días, casi todos los días, mi corazón pierde la partida. Pido perdón a Dios por todo ello. Y le doy las gracias por utilizar mis errores para enseñarme. Amor en estado puro.

Autor: mardia

Licenciada en Filología Hispánica y licenciada en Historia, Máster en Ciencias de las Religiones y doctoranda en Literatura Hispanoamericana, escritora, maestra Reiki federada y simpatizante de la escuela sufí Naqshbandi.

9 opiniones en “El anillo de poder”

  1. ¡casualidades!? Hace muy poquito también la re-vi la película. Y también me impresionó más que la primera. Interesante tu reflexión. Comparto plenamente: «Para el que ame más, en definitiva. Para el que esté más en contacto con su corazón. Para quien no se aferre al anillo». bonito día hermano.

    1. Shucran y Salam Aleykum hermana! Gracias por comentar, siempre es refrescante saber que nos leen. AlhamdulilLah. Pero el artículo no lo escribí yo sino Mardía. Abajo y arriba de los artículos viene el autor. Animaos los demás hermanos y hermanas a publicar también, inshalLah. Un abrazo de corazón y muchas gracias! Salam Aleykum

  2. Salams hermanas y sheik. Tarde años en colocar los anillos, costumbre de nuestra tarika…actualmente llevo dos anillos en las manos, uno viene de Lefke, con historia peculiar incluida, …un anillo de 9 piedras naturales de colorines que en mi segundo viaje al Hogar (Mawlana) lo compré y llevé puesto durante unos días, lo sentí excesivamente poderoso en ese tiempo, y así que me dejó señales rojas casi heridas en el dedo y decidí devolverlo, sin problema alguno retorno…al año siguiente mi tercer viaje a Chipre, de repente en el avión recordé el anillo y pensé «voy a ver si está» y allí estaba, algo anecdótico es que su valor en dinero había dismunuido sustancialmente… y en cambio espiritualmente para mí si habia aumento.
    El segundo anillo, sin planificar, vino al dedo entre medias de la historia anterior, hace poco caí en la cuenta que el lugar fue Orgiba…simplemente siento que es la Fuerza de lo Grande, los lugares y personas que habitan, donde nacierón los dos anillos, una simple transmisora soy, que a veces a momentos de carencia y de sentirme perdida, también me alimento de su origen. Salams. Souad.

  3. NUESTRA FUENTE DE PODER, LO QUE SOMOS, LO QUE NOS ASCIENDE

    Cuando hablamos de magia sexual

    La magia es el arte de manejar las energías universales, de la naturaleza y particulares. Cuando hablamos de magia sexual, hablamos de un conocimiento acerca del uso conciente de la energía sexual en nosotros, un manejo normalmente desconocido, para el hombre cotidiano.

    Hay varias claves en esto, y una es reconocer que somos el sexo, que la sensación sexual somos nosotros, es decir que no es algo separado, el sexo y yo, por ejemplo, pues la dualidad solo existe en la mente del ignorante. Una vez reconocido esto iremos más allá, tratando de descubrir la íntima relación existente entre sexualidad y éxtasis místico.

    El goce sexual es espiritual y sagrado, aunque nuestra cultura lo ha degradado a un simple acto reproductivo, mecánico, a veces con cierto placer genital y en muy pocos casos, con un goce que va más allá de lo orgánico, llegando a lo emocional, etc. Para el mago el sexo es arte, es poesía, es música, éxtasis, arrobamiento, devoción, adoración, entrega.

    Y la clave está en el manejo de su energía sexual, la cual cuida como su propio ser, ya que allí se sitúa la imagen del hombre perfecto.

    Allí está el CRISTO. El que tenga oídos que escuche, porque aquí si que hay sabiduría. Dentro de esa compenetración con lo mágico – artístico, uno comienza a apreciar la belleza del cuerpo, como manifestación de lo divino, como expresión de lo interno. Así la mujer es la Divina Madre, la eterna amante, Shakti, la esposa de Shiva. El hombre es Shiva, el Espíritu Santo.

    Son en realidad expresiones de fuerzas internas que el humano tiene a su alcance. El goce sexual, el momento de mayor intensidad, son el mismísimo Espiritu Santo y la Divina Madre, en su manifestación física. Quien vea el sexo como algo sucio o liberador del estrés o lujurioso, simplemente está enfermo. Y por tanto, actuará de manera lujuriosa yendo de cama en cama y de flor en flor o bien reprimiendolo. En ambos casos las enfermedades mentales, complejos, huidas, prejuicios, condicionamientos, miedos, neurosis, psicosis, ruptuas del yo, crisis de identidad, narcisismos, etc están aseguradas.

    Antiguamente la MAGIA SEXUAL era enseñada en secreto, en los templos de iniciación, y según cuentan algunos adeptos, sólo se le enseñaba este arte al discípulo DESPIERTO. En la actualidad deberás encontrar un maestro/a serio para aprender adecuadamente y superear las pruebas que te pondrá para ser aceptado.

    Lo cual nos viene a recalcar la importancia del tema, y la seriedad con la que debe de abordarse. No se trata de volvernos gimnastas sexuales, sino de ingresar en un mundo de percepción y sensibilidad, que el hombre común no accede.
    Para ello es menester cambiar la forma de pensar, y sentir, especialmente ésta última. El ser humano actual, y sobre todo el que vive en occidente, necesita modificar la estructura de su pensamiento y sentimiento, para poder ingresar en los mundos internos, donde el conocimiento y la vivencia son fenómenos directos, y no requieren evaluación, o discución, no exigen toma de partido, sino integración y plenitud.

    La absurda idea de tener una relación sexual lineal, donde ambos partícipes van en busca de algo, llamado orgasmo, pero que ni siquiera es como creen, el momento de mayor goce, resulta por demás limitadora, y por lo tanto nos aleja del EXTASIS SEXUAL.
    El EXTASIS es una experiencia incomunicable, es algo místico y a la vez sexual. Son dos aspectos de una misma cosa.

    La energía que produce el éxtasis sexual, es la misma que nos lleva al éxtasis místico. Decíamos anteriormente que en la energía sexual está la imagen de nuestra perfección, lo que en la kábala se llama el ADAM KADMON.

    Cuando no perdemos la energía sexual, esta retorna hacia adentro y hacia arriba, para formar nuestros vehículos superiores de conciencia, los cuerpos internos. Una vez formados estos cuerpos internos, el humano entra en una dimensión de la vida totalmente desconocida para la humanidad. Pero la cristalización de este nuevo humano es toda una creación, una creación que se asemeja a la formación del universo, ya que somos un universo.

    La vivencia de lo sexual como una comunión espiritual con nuestra pareja nos permite fusionarnos con nuestro Dios interno, con la totalidad, con eso que nunca dejamos de ser, la ETERNIDAD. La clave no es solo encauzar la energía hacia adentro, sino que se necesita de un estado del alma diferente al cotidiano, por eso hablábamos de cambiar la forma de pensar y sentir.
    Requiere que estemos enamorados, pero no dependientes, de nuestra pareja, ya que como decía antes, esto no es una gimnasia sexual. Además de entregarse a ella sin miedo a nada, sin superioridades ni inferioridades ni manipulaciones de ningún tipo. Por eso, antes de empezar a estudiar esta magia el adepto/a debe aprender, comprender y practicar el Dharma Tántrico, sin ello ningún maestro/a serio te aceptará.

    Con este arte amatorio estamos trabajando con la serpiente sagrada, la Divina Madre, KUNDALINI, que habita en el coxis, en el chakra básico, adormecida, pero esperando despertar, cuando sienta los llamados del absoluto. Toda la información existente sobre el tema enfatiza el punto de no eliminar la energía sexual, lo que ocurre en el humano con la eyaculación.

    Es de gran importancia subrayar la idea oriental de que el hombre de occidente no conoce el orgasmo. Cree que esa sensación placentera post-eyaculatoria es el orgasmo, pero no lo es. El orgasmo en oriente es el mismo éxtasis. Lo que siente el hombre común es la sensación de alivio que se genera cuando se desbloquea la energía. Cualquier energía bloqueada que se libera produce placer, y por consiguiente es aceptada de buen agrado, pero aquí estamos tratando de ir más adentro, a las raíces mismas de la comunión con lo divino, donde podemos participar de la sensación de EXTASIS.

    Por eso decía que no se trata solo de aplicar una técnica de no eyacular (en el hombre o la mujer), o retener el semen o fluidos vaginales, sino que se trata de una actitud interna, que nos permita fundirnos con la totalidad. Si no experimentamos eso, no estaremos practicando magia sexual, sino un acto sexual más o menos rebuscado.

    Se trata de transmutar la energía creadora, sublimarlo, ascenderlo por la columna vertebral, llenando el aura con ese fuego divino, para comenzar una creación interior. Esa creación nos lleva a cristalizar nuestros vehículos internos, también llamados CUERPOS SOLARES, o CUERPOS SUPERIORES. Y esa energía se encuentra en el semen y en los fluidos vaginales, tanto los menstruales como los no menstruales, por tanto, debemos aprender a extraer la energía de esos fluidos y ascenderla por el monte Meru. Si reprimimos el orgasmo, no hay energía, y si eyaculamos o perdemos muchos fluidos tampoco hay energía, en el equilibrio está la virtud y la armonía.

    Los hombres que no eyaculan nunca o eyaculan demasiado a menudo más pronto o más tarde tendrán problemas con su próstata y a la larga, cáncer. Lo ideal en un hombre es eyacular una vez a la semana aproximadamente. Las mujeres que tienen demasiadas humedades en la vagina, o pierden demasiado menstruo o es excesivamente escaso, tanto de lo mismo se puede decir.

    Recordemos que existe un cuerpo astral superior, medio, e inferior. Esos cuerpos tienen su diseño en la energía sexual. Cuando la serpiente despierta, comienza su labor de regeneración y creación de esos cuerpos. En el acto de Magia Sexual la pareja se magnetiza mutuamente. Los plexos se cargan y potencian con el intercambio de caricias amorosas. Es importante lograr una muy buena excitación afín de sutilizar el alma y abrir el espíritu a la energía divina del Espíritu Santo que comienza a llenar a ambos consortes.

    La apertura emocional que nos pone en contacto con la VOLUPTUOSIDAD, es la entrada al reino de la ALTA MAGIA, el Edén Bíblico. Estas sensaciones son el alimento que el alma necesita para enfrentar la experiencia vital. En vez de tener una relación rápida y que se corta abruptamente por la irrupción del «orgasmo», el MAGO se deleita danzando con su esposa en las aguas de la diosa NUS, la Voluptuosidad..

    Es ostensible la tremenda dificultad que presenta el estudio de la Magia Sexual, No resulta nada fácil querer mostrar como «aprendible y visible» el yoga sexual, el Maithuna, con su gobierno de las más delicadas corrientes de nervios y las múltiples influencias subconscientes, infraconscientes e inconscientes sobre el ánimo.

    Liberarse de la concupiscencia animal, en aras de la espiritualidad es fundamental en la MAGIA SEXUAL, si es que en verdad queremos encontrar el hilo de Ariadna del ascenso, el áureo bramante que ha de conducirnos de las tinieblas a la luz, de la muerte a la inmortalidad. Cierto sabio dijo enfáticamente lo siguiente: Obra la MAGIA SEXUAL transfigurando corporalmente y procura una acentuación ideal a lo sexual en el alma.

    Por eso son capaces de Magia Sexual sólo los seres que tratan de superar el dilema dualista entre el mundo anímico y el de los sentidos, quienes dotados de íntima «vela», se hallan absolutamente libres de cualquier clase de hipocresía, mojigatería, negación y devaluación de la vida.
    El amor es la llave que abre la puerta y no la razón

    La pérdida de la energía kundalínica simboliza la pérdida del amor divino que encarna el verdadero hombre, por eso pierde fuerza. (Tut Farrayah, conferencias sobre el Amor). Este trabajo mágico con el sexo es lo que se llama CASTIDAD, lo cual no debe confundirse con CELIBATO.
    La castidad es el manejo consciente de la energía sexual, dentro de una ciencia espiritual, que es a la que accede el iniciado.

    Esto le permite despertar la serpiente KUNDALINI.

    Quien no lea, y practique durante años, las escrituras sagradas hindúes y tibetanas lo mejor que puede hacer es callar y aprender a escuchar a aquel que se encuentre versado en ellas. La divina y soberbia ignorancia que existe en este tema en Occidente es algo a la orden del día, algo que deberia acabar.

    por Daniel Curbelo

    Aquellos que lo ven con ojos sucios, con maldad, retorcimiento, deberían buscar dentro de sí mismos cuales son las razones para que sea así.
    Pero eso se puede sanar pues el sexo con amor es belleza, es compartir, es entrega, es comunicar… no hay que ver culpabilidad ni miedo en nuestros actos pues el sexo solo es el juego del amor.

    Sanarse poco a poco e ir volviendo a lo natural nos mantiene alejados de la enfermedad y demás perturbaciones mentales y emocionales.

    1. La Veracidad Es La Salvación y

      La Mentira Es La Destrucción

      Imaam Ibnul Qayyim (rahimahullaah) declaró:

      Cuidáos de las mentiras, ya que ciertamente estas te corrompen en tu conceptualización y representación de la información (actual) en la manera que debería ser. ¡Esto te corrompe en tu representación y conceptualización y en (tu) educación de la gente!

      Ya que en efecto, el mentiroso retrata lo que no es existente como si fuera existente, y lo que que es existente como si no fuera existente, y lo que es verdad como si fuera falsedad y la falsedad como verdad, y lo que que es bueno como si fuera malo y lo malo como bueno; entonces esto corrompe su conceptualización y conocimiento, como un castigo sobre él.

      Entonces él retrata eso al alma de a quien él se dirige, quien es engañado y es inclinado hacia él; entonces él corrompe su conceptualización y conocimiento. El corazón del mentiroso se aparta lejos de la realidad existente y se inclina hacia lo que que no es existente, y da preferencia a la falsedad.

      Y cuando su fuerza de la conceptualización y su conocimiento es corrompida, que es el punto de partida (de la interpretación) de las acciones por voluntad propia, entonces tales acciones se vuelven corrompidas y el veredicto de mentir se vuelve efectivo, de modo que esto emana de él así como las mentiras emanan de la lengua, y así él ni se beneficia por su lengua, ni por sus acciones.

      Y debido a esto, la mentira es la base de mal cuando el Profeta (sallal-laahu-alayhi-wasallam) dijo:

      ‘Ciertamente la mentira conduce a las malas acciones y las malas acciones conducen al fuego’

      La Ceguera del Corazón y

      la Extinción de su Luz

      De entre los castigos de los pecados es que ellos ciegan el entendimiento y el discernimiento del corazón.

      Los pecados extinguen la luz del corazón y obstruyen el sendero al conocimiento. Estos mantienen escondidos los ingredientes básicos de la guía del individuo. Cuando Imaam Maalik conoció a ash-Shafi’i, él notó que este poseía ciertas características. Él (Maalik) dijo, “Veo que Allah el Altísimo, ha arrojado una luz sobre usted, y usted no la extingue con la oscuridad de la desobediencia.”

      Esta Luz (dentro del pecador) continúa debilitándose y desvaneciéndose a medida que la oscuridad de la desobediencia crece más fuertemente hasta que el corazón se vuelve negro como el azabache. ¿En cuántas situaciones destructivas cae esta gente sin saber qué ha pasado? Él es como el ciego que se aventura en la noche, a lo largo de un camino lleno de riesgo y peligro. ¡Ah, qué gran lástima! ¡Ah, cuán presta la perdición!

      Cuando estas capas de oscuridad (resultado del pecado) se hacen más fuertes, sus efectos manan del corazón a los miembros. Entonces la cara se cubre de una oscuridad (cuya densidad) es según la frecuencia y el aumento de los pecados. Finalmente, en el momento de su muerte, la oscuridad aparece en la tumba.

      El Profeta (salallaahu ‘alayhi wa sallaam)dijo,

      “إن هده القبور ممتلة على أهلها ظلمة، وإن الله ينورها يصلاتي عليهم”

      “Ciertamente estas tumbas extienden una oscuridad sobre su gente. Allah proporciona la luz a las tumbas con mis oraciones por la gente.” Sahih Muslim (no. 956)

      Finalmente, en el Día en que los siervos son reunidos, las caras de los pecadores son mantenidas en alto y hechas visibles de modo que los espectadores congregados miran estas caras que se vuelven negras como el carbón.

      ¡Ay, qué castigo! Un castigo del cual no hay nada en el mundo entero que sea comparable a él. ¿Cuánto menos es la porción del siervo desafortunado que se afana continuamente, durante una vida que es tan solamente un momento en un sueño?

      Transcrito de: Los Pecados y Sus Castigos
      de Ibn ul-Qayyim (rahimahullaah)

      El Hombre Verdadero

      «Un hombre es el que teme la muerte de su corazón, no la de su cuerpo.»

      Tu Corazón y las Puertas del Shaytán

      Ibn Qudamah al-Maqdisi dijo:

      «Naturalmente el corazón está dispuesto a aceptar la guía, pero por causa de los vanos deseos y anhelos este puede rechazar tal guía. De este modo, el corazón permanece siendo un campo de batalla entre los ángeles y los demonios hasta que este elige uno de los dos lados. Después, el partido elegido se asienta en el corazón, con el corazón aún teniendo que resistir al otro partido.

      1. Saludos de paz, una consulta consibiendo mal por definicion ontologica, comprencion de maia/maya ¿podriamos librarnos paulatinamente del engaño del sufrimiento?
        éxitos y que transcurra feliz

    2. Hola soy de Chile, Valparaìso. Hace un tiempo que estoy en una auto-investigacion respecto de la sexualidad sagrada. Entre desde hace un tiempo y espontàneamente en un ayuno de interacciones sexuales con otros, siento que con intencion de limpieza energetica, para honrar mi cuerpo, mi sexualidad. Sin embargo esa energia esta activa, efervescente en mi. Cuando emerge en mi es en momentos de aprendizajes… de mucha lucidez, e intuitivamente lo que hago es enviarla deliberadamente al universo para ser transmutada en puro amor mientras siento que me recorre el cuerpo entero. Pero siempre he sentido el ìmpetu de entrar en una disciplina de magia sexual. Si puedes orientarme te lo agradeceria mucho. buen camino

  4. FILOSOFÍA INDIA CON APLICACIÓN EN EL SEXO
    Auténticamente indio

    Perdido en los albores de la civilización, mucho antes de que los arios invadieran la India trayendo su cultura y su filosofía, florecía en el Sur de la Península Índica el Tantra: la más auténtica sabiduría hindú. Una filosofía, una visión del mundo y una actitud religiosa con directas implicaciones en la vida cotidiana.

    Así lo desarrollaron los Dravidianos, naturales de la región. Y así permanece aun, no obstante el paso de los milenios y las embestidas culturales de otros grupos.

    ¿Por qué nos interesa hoy el Tantra? ¿Qué tiene para ofrecernos esta ancestral filosofía y su contracara práctica, las técnicas de Tantra Yoga?

    El interés de Occidente por este conocimiento se basa en la particular visión que tiene el Tantra sobre lo masculino, lo femenino y la sexualidad. Todo el Universo es explicado por esta relación de los principios pasivo y activo, caliente y frío, femenino y masculino.

    En la unión mística de estos principios, reproducida terrenalmente por el maithuna, la unión sexual entre el hombre y la mujer, ve la realización de la creación.

    Pero cuidado: el tantrismo, como toda filosofía de la India, tiene un objetivo primario e irrenunciablemente espiritual. Aun cuando recurran a la herramienta del placer sexual (bhoga), el hombre y la mujer tántricos están buscando algo mucho más elevado: la
    realización total de las potencialidades divinas encerradas en el ser humano.
    La mujer, una diosa

    El hombre representa al principio originario, Shiva, la pura consciencia, quien saca de sí el universo a través de su poder:
    Shakti. Ella es su contracara femenina, quien desarrolla toda actividad.

    Shiva es conciencia, origen. Shakti es poder, acción.

    Todos tenemos ambos principios en nuestra naturaleza, y el Tantra ve en cada hombre a Shiva y en cada mujer a Shakti. Ambos principios son inseparables, y allí está el significado místico de la unión sexual. Shiva reencuentra a su Shakti y toma de ella poder. Y Shakti encuentra a su Shiva originario y recibe de él el principio de la vida, la semilla original, representada corporalmente con el semen.

    El lugar que da el Tantra a la mujer en la relación entre los sexos es principal y activo.

    La expresión más patente es la posición que ella adopta durante el maithuna o unión sexual. Es ella la que domina, tomando el hombre una postura más pasiva.

    Por lo general, él está tendido de espaldas y ella disfruta de su pene erecto rotando
    sobre él su pelvis, tanto y cuanto quiere.
    Él debe estar preparado para darle todo el placer que ella requiera, controlando su
    eyaculación. Sin embargo, esta actitud pasiva tiene en el fondo mucho de control de la situación. Veamos cómo:
    «Ella (la mujer, la energía femenina) es la que evoluciona sobre el hombre durante el acto sexual, ella extrae, lucha por extraer el semen masculino; pero no ha de lograrlo cuando ella quiera, sino que es prerrogativa del hombre soltarlo cuando él lo decide.»
    Verdadera pareja

    «El Ser Original, como veedor estático e imperturbable, es masculino y pasivo; como energía dinámica que se despliega de sí mismo, es activo y femenino.

    Por ello en la ejecución del acto sexual tántrico (el maithuna), el hombre adopta un papel estático y la mujer un papel dinámico, para homologar así el acto de la creación cósmica…Shiva es la luz que ilumina y se autoilumina. Y es, asimismo, el sol interior en cada ser humano, la esencia ontológica, el uno-sin-dos, el veedor inafectado.

    Para el tantrik (practicante del Tantra), la mujer es la diosa en forma carnal, otorgadora de poder. ¿Quién dentro de sí mismo no dispone de Shiva y Shakti, a la espera de
    encontrarse en fecundo abrazo de autorrealización?
    El verdadero maithuna, la auténtica ceremonia sexual, es un intento por, a través de la plenitud sexual, hallar ese estado en el que Shiva y Shakti se identifiquen». (2)

    También en este sentido la visión tántrica propone una novedad sobre una típica conducta sexual de dominio de uno sobre el otro.
    Por un lado, la mujer es la Diosa que lleva en sí la capacidad de crear, y a la cual el hombre deberá satisfacer tanto como lo requiera. Pero ella, a su vez, necesita de la semilla original y no se saciará hasta obtenerla de su Dios, el hombre.

    El semen es el símbolo del poder creador original, que remite a una energía inteligente,
    mental, más que a un líquido del cuerpo.

    Como se ve, en el maithuna tántrico ambos son dioses, ambos se veneran mutuamente, ambos se inclinan ante el otro para poder recibir lo que necesitan. Placer, fecundidad, poder, amor.
    Amar con control

    El modo occidental de la relación sexual entre un hombre y una mujer es más bien machista, especialmente en las sociedades latinas. ¿Por qué?

    En principio porque toda nuestra cultura está teñida de un cierto machismo o privilegio del varón, el cual se expresa en la mayoría de las actividades: económicas, políticas, laborales, etc.

    Particularmente, en las relaciones sexuales, muchas parejas padecen el yugo masculino de la urgencia por la eyaculación. El hombre busca saciar su necesidad y cree que ésta se completa en ese efímero momento de la emisión del semen, el cual va acompañado de una serie de concomitantes físicos y neurológicos a los cuales se conoce como
    orgasmo.

    Éste es definido como la culminación del placer sexual y, en ese sentido, el hombre asocia la plenitud de su sexualidad con esa descarga.

    Pero orgasmo también significa «exaltación de la vitalidad de un órgano», según el Diccionario de la Real Academia Española.

    ¿Puede hablarse de tal exaltación cuando el hombre no puede poner una pizca de control sobre esa función, a costa de la insatisfacción de su pareja y a la larga, de la suya propia?

    La visión tántrica es muy diferente. Sabiamente, encuentra la plenitud del placer en el dominio de la eyaculación. Propicia relaciones prolongadas, en que la mujer pueda alcanzar tantos orgasmos como desee. Y, cuando finalmente el hombre decide eyacular,
    su orgasmo no resulta efímero sino que está potenciado por una gran estimulación previa.
    Sexo, mente y respiración

    «El hombre domina su eyaculación -dice Ricardo Daulah- cuando logra hacer desaparecer de su mente la ansiedad por obtener sexo rápido y fácil con tal de «desahogar» su instinto sexual.

    Esto se consigue concibiendo a la mujer no como un «recipiente» sexual sino como una
    diosa simbólica y terrena… como una Energía poderosa a la que hay que dar lo que desea…» (1)

    Para miles de hombres que hoy sufren una de las más frecuentes disfunciones sexuales, la eyaculación precoz, esto puede parecer una utopía. Pero para la siempre vigente ciencia y práctica tántrica el control no sólo es posible, sino indispensable para el crecimiento individual y de pareja.

    El tantrik sabe que en su ser coexisten funciones inferiores y superiores, que cuando están subordinadas unas a las otras hablan de una evolución superior.
    Así, el instinto sexual (representado por la urgencia de la eyaculación) está
    subordinado al control de la mente y ésta, a su vez, a los mandatos de la espiritualidad.

    «Se hace sexo con espíritu, sexo con alma, cuando se aúnan la mente y la respiración tanto en los preámbulos del coito como en el desarrollo de la relación íntima.» (1) Mente y respiración van unidas, se mueven juntas.

    El dominio de la mente es logrado por técnicas respiratorias.
    Dominar la respiración es poner control sobre la mente y el semen.
    Cuando su emisión se controla a voluntad, el hombre se vuelve dueño de sí mismo, y el más apetecible de todos los amantes.
    ¿Es posible en occidente?

    Tratar de traspolar técnicas tántricas a occidente sin una profunda comprensión de las bases de la cultura y espiritualidad indias es, si no imposible, más bien poco provechoso.

    Todo en el Tantra está regido por la búsqueda de la unión con El Absoluto.
    El yogui y la yoguiní, tanto si deciden practicar el maithuna (acto sexual) como si eligen el camino del celibato y la sublimación de la energía sexual, lo hacen con ese objetivo espiritual superior.

    «El buscador… debe propiciar en sí mismo el amor consciente, que relevará paulatinamente a toda tendencia de amor mecánico y egoísta.
    El amor consciente es el resultado de la inteligencia y el discernimiento claro y aprende a poner las causas para que el otro o los otros seres sean felices.» (2) De allí las profundas diferencias con la manera individualista y superficial con la que Occidente desarrolla la mayor parte de su sexualidad.

    «El amor tántrico y todas las corrientes tántricas de amor se definen como anticonyugales y sobre todo como anticonvencionales.

    Hay que entender que son actitudes diferentes la de relacionarse con una yoguiní para realizar el maithuna, la de adoptar una mujer como compañera para desarrollar el amor consciente, la de convertir a una mujer platónicamente en la Reina del Mediodía…» (2)

    Teniendo claros los objetivos, creemos que es posible beneficiarse con nuevos -antiguos en realidad- puntos de vista.
    Tomar lo bueno

    Queda claro que el Tantra no se reduce a una serie de exóticas posturas para realizar el acto sexual sin aburrimiento. Pero aun sin pretender recorrer ese sagrado camino de búsqueda espiritual a través de la unión sexual y el bhoga (placer), los amantes comunes
    pueden beneficiarse del sentido profundo que el Tantra otorga al sexo:

    Podrán reformular su actividad sexual, enaltecerla y hacerla más
    plena y placentera.
    Podrán aprender técnicas respiratorias para poner control sobre la
    más poderosa de todas las fuerzas de la naturaleza, la cual permite
    la creación de la vida.
    Podrán establecer nuevos modos de relacionarse desde una
    perspectiva más pareja, sin privilegios impuestos socialmente, sino
    en una relación donde cada uno adquiere la importancia que le es
    propia.
    Podrán revisar avejentados conceptos de masculinidad y femineidad
    que, por ser temporalmente más nuevos que los ancestrales modelos
    orientales, no siempre resultan más evolucionados.

    Quienes deseen perfeccionarse en la práctica y vivencia de la sexualidad a través de los caminos del Tantra deberán, en fin, cuidarse muy bien de las falsas promesas. Muchos cursos, seminarios y talleres son ofrecidos como una rápida y fácil solución a los
    problemas de pareja.

  5. Las investigaciones sobre los efectos del placer sexual en la salud demuestran que previene el infarto, combate la depresión, ayuda a perder peso, mejora la memoria y ayuda a envejecer con buena calidad de vida, así como también previene la arterosclerosis, dolencia caracterizada por el cúmulo de grasa en las paredes de los vasos sanguíneos y fortalece el sistema inmunológico, concluyendo que un buen sexo hace bien para la salud.

    Todos estamos de acuerdo que una buena alimentación, ejercicio y control del estrés son ingredientes recomendados a través de los años por los especialistas como buenos hábitos para vivir más y mejor, pero la tendencia actual de los médicos es sugerir un nuevo ingrediente a esta lista: el sexo.

    El doctor Reed Moskowitz, afirma que “Las relaciones sexuales tienen efecto terapéutico”

    Cualesquiera que sean los síntomas que presente una persona dolor de cabeza, dolor de espalda, depresión. Una buena vida sexual puede ejercer un efecto saludable sobre ellos”.

    Algunos estudios preliminares indican que la actividad sexual fortalece el sistema inmunitario, alivia el dolor, mitiga algunos tipos de migraña y tiene consecuencias psicológicas positivas.

    Moskowitz, cree que, durante el coito, el sistema nervioso secreta unos analgésicos naturales llamados endorfinas. “Estas sustancias producen un estado curativo y de relajación en todo el organismo, dándole así la oportunidad de regenerarse”.

    El deseo aumenta la liberación de hormonas sexuales (estrógenos en la mujer, y testosterona en el hombre) y de adrenalina, hormona que prepara al individuo para el acto sexual. La circulación sanguínea aumenta, y la región genital, llena de sangre, se dilata.

    A la mujer se le hincha la vagina y al hombre se le erecta su miembro. La endorfina es responsable de la sensación de placer y satisfacción.

    El nivel máximo de liberación de esta sustancia corresponde al orgasmo.

    Es el momento en el que todas las células nerviosas del cerebro descargan su contenido eléctrico, provocando el relajamiento físico total. La mujer, durante el clímax también libera otra hormona, llamada oxitocina, responsable de la contracción del útero.

    El acto sexual satisfactorio produce un cambio positivo en nuestro organismo.
    La liberación de estas hormonas redunda en el buen funcionamiento de muchas partes de nuestro, especialmente en el sistema inmunológico.

    Se conoce que al momento de producirse esa gran descarga homonal durante el acto sexual aumenta la producción de células fagocíticas, que combaten enemigos como virus y bacterias, y también de las que sirven para, identificar, controlar e impedir la proliferación desenfrenada de células cancerosas…

    El resultado de esto se debe a la relación que existe entre las emociones y la salud física. Las emociones, negativas ira, angustia, sentimientos de culpa, tristeza desencadenan una respuesta de estrés provocada por la descarga de adrenalina. “Cuando eso ocurre crónicamente”, “se produce un efecto negativo en toda la fisiología, que con el tiempo debilita la función del sistema inmunitario”.

    Los efectos que tiene el sexo sobre el estado emocional son grandes, cuanto mas feliz se es en la cama, más feliz se es en la vida, es por eso que las mujeres con una vida sexual plena presentan más disposición al trabajo y tienen buen humor
    “La falta de satisfacción sexual debería ser objeto de estudio como posible factor de riesgo para la aparición de enfermedades cardiacas”.

    En un estudio realizado con 100 mujeres que estaban en tratamiento tras sufrir un ataque cardiaco, 65 de ellas informaron que habían sentido insatisfacción sexual antes de su hospitalización.

    En otro estudio, efectuado con 131 hombres, dos tercios dijeron que habían experimentado problemas con su sexualidad antes de sufrir un ataque cardiaco.

    “Las relaciones sexuales vigorosas son como una sesión corta de ejercicios”. Así, por ejemplo, una mujer de 55 kilos puede quemar hasta ocho calorías por minuto al hacer el amor; y un hombre de 80 kilos, hasta 12 calorías.

    El doctor Dudley Chapman de la Universidad de Ohio, dirigió un estudio de un grupo de mujeres que padecían cáncer de mama.

    Descubrió que aquellas “que se sentían satisfechas con su vida íntima presentaban niveles más altos de células T glóbulos blancos que desempeñan un papel fundamental en el funcionamiento del sistema inmunitario y vivían más tiempo” que aquellas que se sentían insatisfechas.

    Diversas investigaciones han demostrado que el estrés deteriora el sistema inmunitario, por lo que el organismo se vuelve más susceptible a las enfermedades, desde los resfriados hasta la hipertensión y las úlceras.

    El coito contrarresta el estrés y produce una relajación corporal completa. Pese a que el efecto dura sólo unas cuantas horas con las relaciones sexuales regulares el estrés disminuye progresivamente.

    En el caso de algunas mujeres, las relaciones sexuales pueden mitigar el síndrome premenstrual (SPM). Entre seis y siete días antes de la menstruación, el flujo de sangre a la región pélvica aumenta y ello puede producir inflamación y calambres.

    “Durante el orgasmo, las contracciones musculares hacen que la sangre salga rápidamente de la región pélvica y se reintegre a la circulación general, con lo que disminuye la tensión”, explica el doctor Franger.

    “El orgasmo es un analgésico natural”, afirma la enfermera Beverly Whipple, de la Universidad de Rutgers, de Newark, nueva Jersey. En una investigación llevada a cabo con mujeres que sufrían dolorosos padecimientos como artritis crónica y esguince cervicales, la señora Whipple descubrió que el orgasmo elevaba notablemente el umbral del dolor.

    Ella explica que el sistema nervioso central libera las mencionadas endorfinas durante la estimulación sexual. “Estas sustancias bloquean el dolor”, indica. Los mecanismos que generan esta acción terapéutica de las relacione sexuales son temas de discusión entre los investigadores.

    Según una hipótesis, las endorfinas liberadas por el orgasmo viajan hasta centros receptores diseminados por todo el organismo y producen un efecto semejante al de la morfina.

    Hacer el amor también tiene un efecto fuertemente sedante. Sosiega el cuerpo de inmediato y ayuda aliviar el insomnio.

    “El acto sexual es el relajante por excelencia”. “Cuanto más placentero y más vigoroso es, más fácil resulta conciliar el sueño”.

    La salud mental también se beneficia con una vida sexual satisfactoria, lo demuestra una investigación del Instituto de Estudios avanzados sobre sexualidad Humana de San Francisco, con 37.500 adultos.

    En dicha investigación se ha comprobado que los individuos que disfrutan de una vida sexual son menos ansiosos, violentos y hostiles, y muestran menor propensión a culpar a otros de sus infortunios.

    “Con el paso de l tiempo, los cónyuges aprenden a comunicar sus necesidades, lo que los ayuda a ser menos inhibidos, más espontáneos y más capaces de satisfacer los deseos del otro”.

    Como es de esperarse, estos sentimientos se extienden a la pareja y se reflejan en la relación, donde, una vida sexual en la que hay ternura hace que broten las mejores cualidades de cada uno y cuando eso sucede las enfermedades del cuerpo y del alma sanan más fácilmente.

    Enviado por Norberto.Litvinoff, Sexólogo y Psicólogo de UBA.

    Norberto.Litvinoff@gmail.com

Responder a HAWWA Cancelar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.