Apología del Silencio

No hablemos para mentir
pues la mentira aleja de Dios
ya que Dios es la Verdad.

No hablemos de lo que no sabemos
pues las invenciones
apartan el auténtico conocimiento.

No hablemos para manipular,
Dios conoce las mejores estrategias,
pongamos, pues, nuestra vida en Sus manos.

No hablemos para insultar,
pues el odio aumenta con la palabra
y acabará destruyéndonos.

No hablemos para criticar,
todo ocurre por algún motivo
aunque no seamos conscientes de ello.

No hablemos para quejarnos,
Dios nos da siempre lo que necesitamos
aunque no sepamos reconocerlo.

No hablemos para juzgar,
el Juicio pertenece sólo a Dios,
al ser humano, la aceptación.

No hablemos para destacar,
Dios ya sabe todo de nosotros
y sólo importa que Él lo sepa.

No hablemos para complacer a otros,
ocupémonos sólo sólo de agradar a Dios
sin buscar otros dioses en este mundo.

No hablemos para huir del silencio
pues escuchar el silencio
es el primer paso para escuchar a Dios.

¿Podremos entonces decir algo?
Hablemos sólo para servir y recordemos:
no basta que algo sea cierto para decirlo
también ha de ser útil que lo digamos.

Autor: Iahia

Licenciado en Psicología. Amante del Islam. Seguidor de Mawlana Sheikh Nazim (q.a.s)

2 opiniones en “Apología del Silencio”

Responder a Abdusamad Cancelar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.